Se busca ley para el alquiler

El mercado está en auge pero el anteproyecto de ley del Gobierno no convence

Es difícil cambiar la cultura de un país. Incluso con una crisis como la actual. «En España, el mensaje para los jóvenes siempre había sido “estudia unas oposiciones, métete en una hipoteca y cásate”», afirma Antonio Carroza, consejero delegado de Alquiler Seguro. Pero el que era el eslogan de la sociedad española precrisis, ha sido postergado por el alquiler. La duda es si conseguirá ser más que una mera moda coyuntural ante la débil situación económica.

Desde organismos internacionales como la OCDE, llevan años pidiendo mayores estímulos para potenciar el sector como elemento clave para incrementar la movilidad laboral en España. Ahora los inmuebles arrendados no dejan de crecer. Del 10,5% de tasa de alquiler sobre el total del parque de viviendas que marcaba el INE en 2006 ha pasado al 17% en 2011. Pero nuestro país aún está a la cola de Europa: la media de arrendatarios de la UE se sitúa en un 29,3%. Nicolás Llari de Sangenis, director de activos bancarios de la consultora Savills, cree que en breve se alcanzará el 20%. «La rentabilidad que vienen dando los activos residenciales en alquiler casi se ha duplicado en dos años. Observamos rendimientos de más de un 5%, lo que se acerca a los de la mayor parte de los países europeos», afirma Llari de Sangenis. A pesar de que el euribor esté en niveles históricamente bajos, Carroza señala que «los bancos cobrán un interés muy superior que hace atractivo el alquiler. La restricción del crédito hace el resto».

Para espolear el mercado, el Gobierno ha lanzado un anteproyecto de ley de flexibilización del alquiler que ya ha iniciado el debate parlamentario previo a su aprobación. Pero los pasados intentos de potenciar el mercado, no llaman al optimismo. El reguero de reformas del alquiler, con intentos como el de 2009 y 2011, conforma una seguidilla de fracasos. Y, en opinión de los expertos consultados, el actual proyecto lo tiene difícil para cambiar la tendencia.

El paquete de reformas fortalece la seguridad jurídica al arrendador, otorga mayor libertad a propietario e inquilino de negociar la renta y acelera el desahucio. Las medidas pretendenreducir el plazo de prórroga forzosa de los contratos —aquella que permite al arrendatario prorrogar el contrato al margen de lo pactado con el dueño— de cinco años a tres años, y el de renovación tácita —prórroga posterior a la renovación obligatoria que se produce si las partes no se pronuncian— de tres años a uno. Las reformas también afectarán a laactualización de la renta, que pasará de regirse por el Índice de Precios de Consumo (IPC) de ser pactadas por inquilino y propietario, lo cual desde el sector valoran como positivo. Asimismo, el inquilino podrá dejar la vivienda en cualquier momento siempre y cuando avise con dos meses de antelación.

Falta de medios judiciales

En cuanto al «desahucio exprés», se habilita un plazo de diez días para que el arrendatario pague la deuda. A partir de entonces, un requerimiento notarial o judicial, y no una sentencia, bastarán para poner fin al contrato. Este punto ya ha generado reacciones airadas pero, al igual que otras medidas como la reducción de plazos, con la actual falta de medios judiciales su aplicación en los tiempos marcados por en anteproyecto se antoja difícil.

«La falta de flexibilidad no es la principal lacra del mercado del alquiler en España. El problema fundamental es la lentitud de los tribunales para la resolución de los conflictos derivados de los contratos de alquiler», señala José Antonio Calleja, responsable del Área de Legal Inmobiliario de KPMG Abogados, que considera que los procedimientos del alquiler seguirán siendo «lentos» a pesar de las medidas. Los procesos acumulan polvo y meses en los juzgados. Sin ir más lejos, en 2011 la media de resolución de las demandas de desahucio fue de entre seis y ocho meses.

Eso sí, los expertos coinciden en señalar que proteger al propietario y reforzar la seguridad jurídica es una medida necesaria, pese a la falta de medios. «La morosidad aumenta y esto afecta al mercado de alquiler. Reforzar los mecanismos para evitarla es correcto», afirma Eduardo Molet, fundador de Red Expertos Inmobiliarios.

«La apuesta por el alquiler tanto del Gobierno como de la población es coyuntural. Pero es difícil que la situación se revierta», señala Carroza. Molet resume el panorama: «No vamos a volver al modelo anterior. La anomalía era conseguir un crédito tan fácil. El alquiler es una realidad de futuro».

Información extraída de abc.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: